Poesías de Dora Roldan

Compartimos con ustedes estos hermosos poemas que homenajean a poetas puntanos,  de la queridísima escritora, también puntana, Dora Roldan.

A disfrutar!

Juan Crisóstomo Lafinur 

   Transitaba los bosques
   cuando el viento sopló
   para tender la urdimbre
   entre la palabra y el destierro
   Dibujada la eternidad
   vertical y horizontal
   de los óvalos.
   condensó el instante.
   Las parábolas se elevaron
    por entre los murmullos
    Navego en la cándida espuma
    la provocación de los laberintos
    y en los resquicios del azar
    cesó la búsqueda:
     había descubierto,maravillado,
     el origen de la gramática
     El destino afloró escritura cifrada
     ahí  donde el monte surcado de piquiníllos
     y el oro hecho sol,
     le memoró su tierra.
  Tributos de pájaros
    
  A Esteban Antonio Agüero
     Los pájaros pintaron
     una cabellera negra
     sobre el cielo de un jardín desnudo,
     de rosas amarillas,
     a los campos y los pueblos
     les perfumo los días.
    Pájaros que en el último
    grito de la tarde
    dibujaron de oro la noche
    para los insomnes
    Los horneros picotearon barro
    provocando formas en sueños,
    los picaflores visitaron
    jardines solitarios
    cuando los muertos
     llegaban a la siesta
     en vigilias proféticas.
     Guerreros inocentes
     en raudas luchas
     sostuvieron el ambiente
      sutil de la torcaza.
      Noches  de espejos de plata
      de tierra en sembradíos
      donde florecen las entrañas
      Cuantos gorriones con sus picos
      ventean las cosechas
      tantas lágrimas han bendecido
      menta,poleo, y peperína.
      en siglos petrificados,
      al fin piedras preciosas.
      Lengua  persignada en palabra
      y los jilgueros haciendo Biblia de su canto.
       Hombres transformados
        volvieron desde las sombras,
        cantaron la orfandad antigua
         junto al benteveo
         Canto que iluminó el enigma
         en inciertas moradas,
         donde abrevaron pájaros y hombres
         entre  templanza y memoria.
         Moras maduras,
         huellas sobre los pasos,
         cada cual con su música
         entre sueños,eternidad.
  León Benarós
      Puerto lejano
      barcos encallados
      rostros fantasmales
      habitan porfiadamente
      desquiciados recuerdos.
      Te engendran,
       te esperan,
       en la faz del océano,
       del tiempo…
        Mas allá de las constelaciones
        donde la vida y la muerte visitan
        con memoria
        los veranos eternos
        los colores del campo,
        las noches,las estrellas fugaces
        la itinerante  presencia.
         Donde encallan los rios
         de susurros suaves
         en nostálgicos espejos
         Pisando huellas
         ¿quien borra las huellas de la tierra
           entre inquisiciones e indolencias?
           Fuiste un animal nocturno
           sin voracidad,sin una presa,
           latías en las cosas
           con perfume de madreselva
            Desde la inmensidad eras Homero
            por los corredores ciegos
            en agitadas constelaciones.
            encandilaste los días,poeta,
             con un séquito de palabras
             entre vuelos y trinos
              junto a las mariposas del deseo
              y las luciérnagas de indócil vuelo.
              Corrías entre árboles,
               retraías,jugabas y partías
               con los ojos absortos
               sabiendo que en el estrépito de las sierras
                enarbolabas las banderas.
                En la arrogancia del silencio
                 el Alba que te acunaba
                 en una vida trémula
                 tu entrelazabas sueños.
                 Acariciaste en los dedos del invierno
                 heladas estampadas en los vidrios,
                 pálidas y desventuradas formas
                 violentando la tenacidad
                  que al mismo tiempo era cansancio,
                  sin dormir en las noches
                  de bandoneón y guitarra,
                   con luna y estrellas
                    tapizando tus mejores cielos.
                    En el impulso del aliento
                    nacía el Principio del Verbo.
       Dora A Roldan 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s